0

Un Cervantes desconocido

Estos días el mundo literario español e hispanoamericano aguarda la noticia del descubrimiento de los restos de Miguel de Cervantes, autor del “Quijote”. A estas alturas sabréis que se han encontrado restos en el subsuelo del madrileño convento de las Trinitarias y estos podrían pertenecer al famoso escritor. Toda esta odisea parece ser el gran colofón a una vida llena de curiosidades, algunas de las cuales os vamos a contar.

Acostumbrados a oír hablar del “manco de Lepanto” creemos que don Miguel perdió el brazo izquierdo en la famosa batalla, pero lo cierto es que no se lo cortaron. Eso sí, la extremidad le quedó completamente inútil debido a que una bala le seccionó uno de sus nervios.

Pocos saben esto, pero Cervantes era tartamudo. Así lo dice en el prólogo de sus “Novelas ejemplares”: <<aunque tartamudo, no lo seré para decir verdades>>; seguramente suplió este impedimento adquiriendo una escritura clara y fluida.

Miguel de Cervantes

Se sospecha que don Miguel fue un espía al servicio de la corona española. En 1581, diez años después de la batalla de Lepanto, Cervantes habría llevado a cabo una misión en Orán para obtener información sobre los movimientos de la flota turca.

En curiosa semejanza con Shakespeare no sabemos exactamente qué aspecto tenía Cervantes. El mismo autor hizo una descripción de sí mismo también en sus “Novelas ejemplares”. Bien es cierto que existe un retrato atribuido a un amigo del escritor, Juan Jáuregui, que data del año 1.600; pero es un polémico cuadro cuya autoría y fecha de realización se discute.

Cervantes tuvo un buen amigo en otro famoso y estudiado escritor, Lope de Vega. Sin embargo esta amistad se convirtió enconada enemistad tras la escritura de “El Quijote”. De hecho se sabe que Lope y su círculo boicotearon la obra de Cervantes incluso antes de que fuera publicada. Los motivos no se saben a ciencia cierta: se habla de que de Vega vio alusiones negativas a su persona en la novela. Lo apasionante de esta disputa es que, según algunos estudiosos, la apócrifa segunda parte de “El Quijote” que tantos quebraderos de cabeza dio a Cervantes, podría haber sido escrita por el mismísimo Lope de Vega o por un autor a sueldo suyo. Una prueba a favor es que no hay constancia de la existencia del autor de este “falso Quijote”, un tal Alonso Fernández de Avellaneda; ¿podría ser un pseudónimo del “Fénix de los ingenios”?

Fascinantes hechos, ¿verdad? Esperamos haberos sorprendido con estos datos y haber llamado a vuestra curiosidad para que investigue más sobre uno de nuestros mejores autores.

Leave a Reply

Protected by WP Anti Spam

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Remember Me

Lost your password?

[x] close
Powered by WordPress Lab