0

La llegada del baloncesto a España

El “deporte rey” en España es, sin duda el fútbol. Pero también somos una potencia en baloncesto. Es más, muchos dirían que nuestra selección dedicada a la cancha nos ha dado menos disgustos que la que corretea por el campo; y que hasta los jugadores de baloncesto son más simpáticos, tranquilos y afables: Gasol, Calderón, Iturriaga, Romay…

¡Y eso que la llegada del baloncesto a nuestro país estaría ligada a una guerra! Sí, como lo oís: el introductor de este deporte en España, el padre Eusebio Millán, había pasado varios años como misionero en Cuba y había visto jugar al baloncesto a varios soldados estadounidenses durante la segunda invasión estadounidense de la isla, allá por 1.906. En 1921 el cura volvería a España e introduciría el deporte como parte de la asignatura de educación física en las escuelas Pías de Barcelona.

Bueno… esa era la “historia oficial” hasta que entró en juego la figura del pedagogo Eladi Hombs, que habría conocido el deporte gracias a una beca que le trasladó a Chicago en 1907. El objetivo de esta beca era la investigación de nuevos sistemas pedagógicos para su aplicación en España; así, a su vuelta, en 1911, pudo incluir el baloncesto en el programa de la escuela Escuela Vallparadis de Terrassa (Cataluña). Una de las pruebas más interesantes que dan crédito a la historia es un artículo del periódico Crónica Social, de Tarrasa en el que decía: “Basket-Ball. En el campo Vallparadís, dentro de poco, los alumnos de la escuela del mismo nombre practicarán este nuevo deporte, desconocido hasta hoy entre nosotros”.

pelotabasket

Sin embargo el cierre de la escuela en 1915 hizo que este precedente quedara olvidado. El padre Millán sí tendría éxito y llegaría a fundar el primer club de baloncesto español, el Laietá Basket Club, en 1922. Le seguirían otros clubes, todos de Barcelona, como el Laietà, Europa, Societé Patrie, Catalunya, La France, America Stars, Barcelona y Espanyol (estos dos últimos sin relación con los clubes de fútbol). Pero algo pasaba: el fútbol ya era el deporte favorito y el baloncesto quedaba aislado como deporte minoritario que se jugaba en campos de fútbol y en el cada equipo tenía 7 jugadores.

La revolución llegó en 1927. El club argentino Hindú ganaba a la selección española por 16-50. Con la derrota llegaron los cambios: canchas reglamentarias, cambios en el número de titulares de los equipos, investigación de técnicas extranjeras…

Aprendimos en poco tiempo y en 1935 ya estábamos en condiciones de jugar nuestro primer campeonato de Europa, celebrado en Ginebra. Aun así había cierta falta de medios: con deciros que los jugadores tuvieron que coserse a las camisetas sus propios escudos y que muchos fueron ayudados por varias pasajeras inglesas que sintieron lástima de ellos… Tampoco empezó demasiado bien nuestra selección el campeonato: la proverbial alegría española fue demasiado para los tranquilos suizos, y nuestra selección acabó encerrada en el calabozo ¡por alterar el orden público con sus cánticos! De todas maneras fue el primero de nuestros grandes triunfos… ¡Conseguimos la medalla de plata!

Tras este vinieron muchos más triunfos que no necesitamos citaros porque ya los conocéis: a modo de resumen diremos que no hay década en la que no hayamos tenido alguna medalla en alguno de los campeonatos de baloncesto celebrados hasta ahora… ¡Y todavía nos queda el mundial!

Leave a Reply

Protected by WP Anti Spam

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Remember Me

Lost your password?

[x] close
Powered by WordPress Lab