0

Diferencias entre los vinos andaluces

La cultura vinícola en Andalucía es una de las más importantes del mundo. Su tradición se cuenta también como una de las más antiguas, con datos desde la época de Cristo, aunque sus actuales producciones de mayor calidad derivan de los siglos XVI y XVII.

Tanta historia alrededor de la producción de vino ha fomentado una diversidad enorme entre la tipología de variedades existente, destacando por su metodología de producción y resultado final los finos, los manzanillas y los amontillados entre otros. Vemos en este artículo las principales diferencias entre ellos.

fino

Vino fino andaluz

Este vino es seco al paladar, sin embargo se recomienda disfrutar en frío. No es un vino fuerte, hace honor a su característica de “fino” con un aroma delicado con notas de almendra.

Se trata de uno de los vinos más reconocido de todo el mundo y normalmente agrada a cualquiera que lo escoge en las bodegas. El vino fino andaluz más conocido es el de Jerez, con denominación de origen.

Respecto a su conservación, se recomienda tener las botellas en posición vertical como característica diferenciadora de otros vinos, así como también una conservación en el frigorífico posterior a su apertura y no superior a los 7 días.

Vino manzanilla andaluz

La manzanilla encuentra su origen registrado en la literatura durante el siglo XVII. Desde entonces ha cobrado especial fama entre los andaluces y el resto de amantes del vino por su baja graduación, que actualmente se ofrece en 15º.

Se cría en las bodegas de (Andalucía), buscando conseguir sus características diferenciadoras respecto a otros vinos como un color pálido, la mencionada ligereza de su sabor y las variedades reconocidas de manzanilla fina y manzanilla pasada.

Al ser el vino más ligero de todos los derivados de Jerez, se ha popularizado su consumo en toda clase de actos festivos, durante comidas, aperitivos en casa o en locales, etc. y podría considerarse en la actualidad uno de los más consumidos de todos los vinos andaluces.

Vino amontillado andaluz

El vino amontillado procede principalmente de Montilla-Moriles (Córdoba) y se caracteriza de forma diferenciada por un gusto y color distinto al fino, más oscuro, debido a que se deja la levadura durante el proceso. A veces esto sucede por accidente, aunque el vino amontillado específico se busca de forma intencionada.

Además de una tonalidad oscura característica, su graduación es baja pero superior a la manzanilla, situándose así entre los 16º y 22º. Su carácter recio lo hace aconsejable acompañando carnes y quesos de sabor fuerte.

vinoloroso

Vino oloroso andaluz

El vino oloroso de Andalucía es otro de los más conocidos entre las distintas variedades existentes. Procede del Marco de Jerez y de Montilla-Moriles y se obtiene de la uva palomino. Se caracteriza sobre todo por una alta graduación con respecto al resto de vinos, que puede llegar a una media de entre 18º y 22º.

Principalmente se recomienda disfrutar de un vino oloroso en compañía de aperitivos ligeros, aunque también es perfectamente compatible con carnes y guisados de carne.

Hasta aquí el repaso a una tradición deliciosa y fragante que, por supuesto, os aconsejemos que disfrutéis con moderación.

Leave a Reply

Protected by WP Anti Spam

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Remember Me

Lost your password?

[x] close
Powered by WordPress Lab