0

Las caras de Cervantes

El mundo de la cultura española está enfervorizo con el hallazgo de los restos de Miguel de Cervantes (1547-1616), autor de “Don Quijote de la Mancha”. Ahora que sabemos casi con total certeza que los huesos encontrados en el convento de San Ildefonso son los del escritor quizá podríamos llegar a saber cuál era su aspecto. Porque, no sabemos si lo sabéis, ninguno de los cuadros que nos muestran su rostro.

Como lo oís. Es un caso parecido al de Shakespeare: varios retratos se disputan tan ilustre cara. Comenzamos por aquel que todos conocemos

cervantes-jauregui

1. Retrato atribuido a Juan de Jáuregui: Este es el retrato de Miguel de Cervantes que está en la Real Academia de la lengua. Todo parece correcto: de Jáuregui fue amigo de Cervantes, el retrato fue pintado 16 años antes de la muerte del escritor y hasta figura un “don Miguel de Cervantes” para mejor reconocimiento.
Sin embargo el cuadro tiene sus detractores, que lo consideran una falsificación; y, seamos honestos, razones no le faltan. Por ejemplo: ¿por qué aparece un “don” y llega una golilla –ese alzacuello tan historiado- si por aquella época sólo se daba a hidalgos y Cervantes no tenía ese título? Además se da el hecho de que en 1600 Jáuregui tenía sólo 17 años y Cervantes ya tenía sus 53, ¿de verdad podían ser tan amigos un talludo veterano de guerra y un bisoño artista? A esto añaden la oscura historia de la pintura, hallada en un anticuario de Valencia.

Pasamos a otro retrato de sobra conocido por los que hemos estudiado literatura en el Instituto.

cervantes-castillo

2. Grabado debido al dibujante José del Castillo y al grabador Manuel Salvador: podemos encontrarlo en la ambiciosa edición de “Don Quijote” que hizo la Real Academia de la Lengua allá por 1780. El problema es que está basado en un cuadro del artista Alonso del Arco que, a su vez, se basó en el autorretrato literario de Cervantes que dice “Este que veis aquí de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada, con barbas de plata que ha veinte años que fueron de oro; los bigotes grandes y la boca pequeña […] llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra”. Así que, si bien es certero, no nos muestra la cara real de Cervantes.

Por último y no menos interesante es una bonita teoría que uniría a dos genios del siglo de Oro y que daría este cuadro.

caballero-mano-pecho

3. “El caballero de la mano en el pecho” de El Greco: Seguro que conocéis esta pintura. A muchos ha sorprendido el parecido del anónimo caballero retratado con la imagen que tenemos de Cervantes. Mirémosle: ese rostro casi cuadra a la perfección con el autorretrato que os hemos referido antes, el brazo izquierdo que parece atrofiado (recordemos la herida que sufrió Miguel en la batalla de Lepanto)… incluso se cuenta que tanto Cervantes como El Greco habrían estado en Roma al mismo tiempo; no llegarían a coincidir pero, ¿quién dice que no llegaron a conocerse en el Toledo de la época y intercambiar anécdotas de sus aventuras en la ciudad? Curiosamente en el año en el que El Greco pintó el cuadro Cervantes tendría 32 años, una edad que podría corresponder perfectamente al modelo. Sin embargo, como en el de Jáuregui, no nos cuadraría el uso de una golilla en alguien que no tenía el título de caballero hidalgo.

¿Cuál sería entonces el aspecto de nuestro autor más conocido? No lo sabemos aunque, siendo honestos, nos gustaría pensar que en algún momento un escritor alcalaíno y cierto pintor de origen griego pudieron tomarse dos jarras de vino a la salud del arte. Ya sabéis por dónde vamos…

Leave a Reply

Protected by WP Anti Spam

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

  • get a free enforex brochure

Remember Me

Lost your password?

[x] close
Powered by WordPress Lab