0

El Rocío

El lunes siguiente al domingo de Pentecostés tiene lugar en Andalucía una de las celebraciones más singulares de España: la festividad de la Virgen del Rocío.


Puede que no os suene, pero si os hablamos de peregrinos vestidos a la manera tradicional andaluza sobre caballos vistosamente enjaezados o montados en carros decorados; o de multitudes saltando una reja para sacar a la famosa Virgen sabréis enseguida a qué nos referimos.

También os sonará por la polémica que año tras año se genera en torno a ella: ¿estamos hablando de una manera de devoción o se trata de una fiesta revestida de un ligero barniz religioso? Los devotos hablan de fe, sentimiento y pasión, de una cita ineludible de la que la celebración es una consecuencia porque el fin es el sentimiento divino.

La Ermita de El Rocío, en Almonte (Huelva)

La Ermita de El Rocío, en Almonte (Huelva)

Con esa pasión y fe cada año hasta un millón de devotos hacen el camino que, pasando por el agreste paisaje del Parque Nacional de Doñana, les lleva a la Ermita del Rocío (en Almonte, Huelva). Tras haber dejado atrás un camino de varios días, esperan con fervor a que los almonteños – que suyo es el privilegio de sacar a la Virgen en procesión – hagan el tradicional “salto de la reja” y recorran las distintas hermandades en las que se le dedica una salve.

La tradición de la Romería es mencionada por primera vez en 1653, año en el que se proclama a la Virgen patrona de Almonte; aunque en el siglo XIV ya se hacía mención a la ermita de “Santa María de las Rocinas” en el “Libro de la Montería” de Alfonso XI. Con el paso de los siglos ha ido creciendo en fama y devotos y a día de hoy se han contado 107 hermandades oficiales y unas cuantas hermandades, algunas de ellas de orígenes tan lejanos como Bélgica, Bolivia y Australia.

La Virgen del Rocío

La Virgen del Rocío

Pero… ¿de dónde salió esta Virgen que tanto fascina? La leyenda cuenta que un cazador, vecino de Almonte, la encontró sobre un tronco, entre la maleza del bosque de la Rocina. Quedó maravillado por su belleza y decidió llevarla a su localidad. En el camino de vuelta se quedó dormido, y cuando despertó… la virgen no estaba: había vuelto a su lugar de origen. Para el cazador no había duda de que la figura le decía que era allí donde debía ser adorada, así que en ese lugar se construyó su ermita. ¿Quizá sabía cuánta gente la seguiría en un futuro y buscó el mejor emplazamiento para su “casa”?
Quién sabe…

En el camino...

En el camino...

Actualmente la Romería del Rocío es una de las más conocidas a nivel internacional. El secreto de su éxito, según nos parece a nosotros, es que en ella se dan la mano religiosidad y fiesta, demostrando que la demostración de la fe no tiene por qué ser grave o trágica.

Related Posts

    Leave a Reply

    Protected by WP Anti Spam

    Spam Protection by WP-SpamFree

    • get a free enforex brochure

    Remember Me

    Lost your password?

    [x] close
    Powered by WordPress Lab